EMPRESA



Teofilo Rodríguez llego desde Palencia, junto con su mujer Irene montaron un pequeño negocio en 1942 de ultramarinos finos, estaba en un local de Rúa de Dato, a base de precio y servicio y como consecuencia de la demanda de los clientes se fueron incorporando nuevos productos como botijos, porrones, loza para el ajuar doméstico…

Con la incorporación al negocio de tres de sus cuatro hijos del matrimonio (Aquilino, Ignacio e Irene) en la década de los 70 se dio otro giro al negocio comercial. Se compraron nuevos locales y se abrieron tiendas y almacenes, cada uno con un propósito diferente. En Fernando el Católico, 4 se abrió un establecimiento dedicado a la venta de electrodomésticos, vajillas, menaje, decoración, juguetes y diversos artículos para el hogar. En Sixto Celorrio, 22 se usó la mitad del local para la venta de muebles y la otra mitad como almacén para productos que se vendían al por mayor a comerciantes de las provincias de Zaragoza, Teruel,  Soria, Guadalajara, Segovia, Burgos y Castellón.


Se trataba de artículos de loza, droguería y multitud de productos. Eran los años en los que se acuño la frase que aún hoy comentan muchos bilbilitanos y vecinos de la comarca. Cuando alguien busca alguna cosa para el hogar y tiene dificultades para encontrarlo se le suele recomendar con acierto: “pregunta en Teófilo. Si allí no lo encuentra sabrán cómo pueden conseguirlo”.
La aventura del mueble se consolido y eso llevó a la familia a dedicar el local completo para la exposición y venta de mobiliario y decoración. Todo el almacén de “mayor” se distribuyó por otros locales de la ciudad a lo largo de los años.
Con la llegada de la tercera generación de la familia el negocio se afronta otro eslabón en la cadena de renovación. Aquí es donde entra el importante cambio que se le ha dado a la tienda de Fernando el Católico. Un moderno establecimiento dedicado a los electrodomésticos, la decoración, cortinas, colchones y todo para el bebe. Una colección que se completa con multitud de artículos para el hogar.
Pero el espíritu de adaptación de las nuevas necesidades de los clientes no ha terminado. Se prepara un nuevo reto como es la reforma de la tienda de Sixto Celorrio.
Utilizamos cookies para asegurarnos de obtener su mejor experiencia en nuestra web. Consulte nuestro aviso legal para más información. Aceptar